Semana de lluvias

AdSense

Rompienso el silencio blogueril con uno de los temas que suele hacer acto de presencia en relación a la climatología. Para los que sepan un poco qué ocurre cuando llega el verano (época de tifones), toca prepararse para sacar el paraguas. Lo normal es que a finales de junio se “inaugure” la temporada, pero este año justo hace una semana hemos tenido ya el primer tifón. Esta imagen de cielo era justo de un par de días antes de la llegada del tifón y luego se han venido los días grises con lluvia.

Iluso de mi intenté ir a mirar algo en una tienda por Mongkok y obviamente cuando la señal está a nivel 8 todo el mundo sale escapado para casa. Sólo estaban abiertos los restaurantes pero todo lo demás cerrado a cal y canto, aunque si que algún otro negocio aún resistía con la esperanza de poder captar algún cliente rezagado.

Al día siguiente que todo volvía a la calma, algunas ramas que habían caído por el azote del viento pero la verdad que fue un número 8 bastante ligerito.

Los siguientes días la lluvia ha estado apareciendo de forma intermitente aunque cuando más se hizo notar este pasado sábado que duró prácticamente todo el día. Nos tocó coger un taxi que nos vino de perlas porque nos había pillado sin paraguas que salimos algo despistados de casa.

A partir de ahora el paraguas que no se nos olvide porque sino la hemos liado. Un básico más dentro del día a día en nuestra maleta.

Rompienso el silencio blogueril con uno de los temas que suele hacer acto de presencia en relación a la climatología. Para los que sepan un poco qué ocurre cuando llega el verano (época de tifones), toca prepararse para sacar el paraguas. Lo normal es que a finales de junio se “inaugure” la temporada, pero este año justo hace una semana hemos tenido ya el primer tifón. Esta imagen de cielo era justo de un par de días antes de la llegada del tifón y luego se han venido los días grises con lluvia.

Iluso de mi intenté ir a mirar algo en una tienda por Mongkok y obviamente cuando la señal está a nivel 8 todo el mundo sale escapado para casa. Sólo estaban abiertos los restaurantes pero todo lo demás cerrado a cal y canto, aunque si que algún otro negocio aún resistía con la esperanza de poder captar algún cliente rezagado.

Al día siguiente que todo volvía a la calma, algunas ramas que habían caído por el azote del viento pero la verdad que fue un número 8 bastante ligerito.

Los siguientes días la lluvia ha estado apareciendo de forma intermitente aunque cuando más se hizo notar este pasado sábado que duró prácticamente todo el día. Nos tocó coger un taxi que nos vino de perlas porque nos había pillado sin paraguas que salimos algo despistados de casa.

A partir de ahora el paraguas que no se nos olvide porque sino la hemos liado. Un básico más dentro del día a día en nuestra maleta.

Powered by WPeMatico

eBay