Qué ver en Seúl, tres días en la capital de Corea

Fotos de Seul en Corea, Placio Gyeongbokgung

Asia es uno de los continentes más adictivos que existen o al menos nuestra brújula siempre intenta guiarnos más allá de los Montes Urales. Ardemos en deseos de descubrir nuevos lugares que nos dejen con la boca abierta (como le sucedió en el siglo XVI a Fernando de Magallanes) y cada vez que nos atrevemos con un nuevo destino no suele defraudarnos. Seúl no fue una excepción.

No sabemos si es por la fiebre del K-Pop o por cineastas como Chan-Wook Park y Kim Ki-duk pero los viajes a Corea están cada vez más de moda entre aquellos viajeros que posan su mirada e intereses hacia el lejano oriente. Sin duda, se ha convertido en una alternativa muy interesante a clásicos cómo China y Japón.

He descubierto algo nuevo:

¿Planificando tu viaje a Seúl? Un experto local puede planificarte la estancia y entregarte un plan personalizado por 5€/día? Consejos locales adaptados a tu presupuesto, gustos, fechas, alojamiento…

Si vas de nuestra parte, te planificarán el primer día gratis: saber más sobre tripUniq Seúl

Motivo decorativo en el templo Jogyesa de Seúl

Corea no está tan explotado como sus vecinos por el turismo occidental o al menos es la sensación que nos dio a nosotros cuando visitamos el país en 2012. Al principio es habitual sentirse un poco desorientado por el caos y los carteles escritos en hangul. No obstante, la amabilidad de su gente es extraordinaria o al menos esa es la sensación que nos trasmitieron las personas con las que nos fuimos topando por el camino. Quizá el hecho de viajar con un niño pequeño les estimuló a ayudarnos con nuestros entuertos.

Lo más habitual es entrar al país por Seúl, una ciudad vibrante en la que viven más de 10 millones de personas y cuya área metropolitana alcanza la impresionante cifra de 25 millones de habitantes. Ante estas descomunales dimensiones es muy sencillo que el viajero se sienta como una hormiguita minúscula dentro de la marabunta. Para facilitar un poco la aventura de descubrir la capital de Corea vamos hemos querido recomendarte qué ver en Seúl en tres días.

¿Cómo llegar a Seúl?

Avión de Emirates en el Aeropuerto de Dubai

Primera perogrullada, la forma más rápida de llegar a este destino del lejano oriente es a bordo de un avión. Existe un vuelo directo con Korean Air entre Madrid y Seúl, aunque es un pelín caro, así que si buscas otras alternativas te tocará hacer escala en alguna capital europea o asiática antes de aterrizar en el espectacular Aeropuerto Internacional de Incheon diseñado por Curtis W. Fentress. Nosotros viajamos via Dubai en un vuelo con Emirates a Seúl.

Una vez en Incheon, hay varias formas de llegar hasta Seúl. La más sencilla es el tren Airport Express (AREX) que circula entre las 5 de la madrugada y la medianoche. El trayecto dura unos 45 minutos hasta la estación central de Seúl. Es la opción que utilizamos nosotros a la vuelta y que puedes reservar con descuento aquí.

Limousine bus del aeropuerto de Incheon a Seúl

A la ida empleamos el servicio de autobuses que hay nada más salir de la terminal. El motivo por el que escogimos esta opción fue porque había una línea de bus con una parada justo en la puerta de nuestro hotel y al ir con un niño pequeño pensamos que era lo más cómodo. Puedes utilizar el planificador de los KAL limousine bus para calcular tarifas y ver los horarios, aunque dependiendo del tráfico es bastante más lento que el Airport Express.

También hay autobuses nocturnos, alquiler de furgonetas privadas o taxis que aunque son más baratos que en Europa desaconsejamos por la distancia y el caótico tráfico de la capital coreana.

¿Cuántos días me recomiendas estar en Seúl?

Teo viendo un castillo en el Palacio Gyeongbokgung de Seúl

Como siempre dependerá del tiempo del que disponga cada viajero. Llegar hasta Corea del Sur no es precisamente sencillo, ni barato.  Si sólo tienes previsto estar quince días en este destino, lo ideal es dedicarle un mínimo de cinco días a Seúl, incluso una semana entera si te fascinan las metrópolis.

En nuestro caso sólo estuvimos diez días en Corea (aprovechando unas vacaciones de Semana Santa), de los cuáles estuvimos cuatro y medio en Seúl. La sensación con la que nos quedamos es de haber disfrutado sólo de lo más básico, un aperitivo delicioso del que nos hubiera gustado saborear mucho más, así que si te gustan las grandes ciudades intenta dedicarle todo el tiempo que puedas a la capital coreana.

¿Es cara la vida en Seúl?

Máscaras coreanas en Insa-dong

En el tema de los precios hay cosas que nos sorprendieron muy gratamente, como por ejemplo la gastronomía o los taxis que son mucho más baratos de lo que podemos encontrar en Europa. En temas de alojamiento y ocio hay de todo, los precios pueden ser similares a los que tenemos aquí, al igual que sucede con la ropa o la tecnología.

Al ser la capital del país, los precios son más elevados en Seúl que en otras ciudades. A excepción del alojamiento (en lo que fuimos un tanto exquisitos) no tuvimos la sensación de que la vida en Corea fuera más cara que en Europa, aunque no es tan económico como otros países de Asia.

¿Qué comer en Seúl?

Qué comer en Seúl, el pajeon

Nuestra experiencia previa con la gastronomía coreana era casi testimonial y eso fue una gran ventaja a la hora de ir de sorpresa en sorpresa. Nosotros somos de buen comer y los precios baratos y el exotismo de los platos nos hizo lanzarnos muchas veces a la piscina con resultados algo dispares.

Normalmente pides un plato principal que se acompaña de muchísimos pequeños platos, así que de una sola tacada puedes experimentar muchos sabores, incluido el típico kimchi. Hay restaurantes de comida coreana, puestos callejeros en algunos barrios y cocina internacional para los menos atrevidos. Quizá el exceso de osadía nos llevó a encontrarnos con el bibimbap de pulpo, al que calificamos como el plato más picante del mundo. Mención especial merece el bulgogi de ternera que es excelente o el pescado crudo que es de una calidad excepcional y se puede encontrar a muy buen precio. ¿Restaurantes de carne de perro? No probamos, pero haberlos haylos.

¿Dónde alojarse en Seúl?

Seúl desde la ventana de The Plaza

En una ciudad de más de diez millones de habitantes lógicamente hay alojamientos de todos los precios y para todos los gustos. Como en el resto del viaje habíamos escogido lugares más modestos para dormir, en Seúl tiramos la casa por la ventana. Nos alojamos en un hotel de lujo llamado The Plaza Hotel Seoul, muy bien situado y con todas las comodidades que te puedas imaginar. Con un niño de dos años no nos la queríamos jugar.

Estaba ubicado junto a la plaza del ayuntamiento y desde allí nos pudimos desplazar a pie a visitar muchos atractivos de la ciudad. La habitación era muy vanguardista y las vistas desde la estancia magníficas pese a la poca calidad de la imagen que tomamos con un móvil de hace muchos años. Aquí puedes buscar los mejores hoteles para tu estancia en Seúl.

¿Qué ver en Seúl en tres días?

El arroyo Cheonggyecheon de Seúl

La verdad es que Seúl es una de esas ciudades vivas y llenas de propuestas interesantes que no te la acabarías en meses. No obstante, como seguramente el tiempo que tengas en la capital coreana será limitado vamos a recomendarte algunos lugares para visitar en Seúl en tres días: (Si dispones de muy poco tiempo, una opción interesante es este tour de un día por los principales atractivos de la ciudad).

  • Lo primero sería aprender un poco del glorioso pasado coreano visitando sus impresionantes palacios reales. De los cinco, nosotros visitamos los más importantes: GyeongbokgungChangdeokgung y Changgyeonggung. Aunque están próximos entre sí, no me pegaría el atracón de palacios seguidos, porque al final es difícil apreciar las diferencias y puedes acabar un poco saturado. Si quieres que un guía te cuente los entresijos de estos edificios históricos, puedes reservar aquí una visita guiada por los palacios.
  • Cerca de los palacios está el santuario Jongmyo, que es uno de los tesoros más importantes de Corea y un lugar para dar paseos rodeado de jardines y árboles.
  • Imprescindible perderse por la zona de Insa-dong y sus callejuelas. Está repleto de tiendas y opciones de ocio, así como de puestos callejeros y galerías de arte muy interesantes. Un buen lugar para tomarle el pulso a la ciudad, sin duda.
  • El templo Jogyesa es el núcleo del budismo Zen en Corea y su altar es uno de los más sagrados para los budistas coreanos. Un lugar pequeño, muy colorido y tranquilo.
  • Uno de los rincones que más nos sorprendió fue el el arroyo Cheonggyecheon. Es el paréntesis, un oasis en medio de la jungla de asfalto que los coreanos intentan visitar cuantas más veces mejor. Cerca está la peculiar torre Jongno, el Tapgol Park y la campana Bosingak.
  • Si quieres saber dónde se originó el hit de PSY, podéis desplazaros hacia Gangnam. Además de enormes centros comerciales, es un cóctel de edificios vanguardistas, gente guapa que viste a la última, aderezado con un poco de taekwondo, uno de los deportes más populares de Corea.
  • No obstante, si quieres tranquilidad en Gangnam también tienes el templo Bongeunsa, un remanso de paz en mitad de la vorágine de la metrópolis.
  • Si viajas con niños, la aldea tradicional coreana de Namsangol les encantará. Un espacio al aire libre con casas tradicionales de estilo hanok y muchos planes divertidos para pasarlo en grande.
  • Para los que les gusten las buenas vistas, su lugar es la N Seoul Tower, uno de los grandes iconos de la ciudad con sus 236,7 metros de altitud a los que debes sumar los del monte Namsan (puedes comprar aquí el ticket para la N Seoul Tower)
  • A los nostálgicos y aficionados al deporte les recomendaría echar un vistazo al vetusto Estadio Olímpico de Seúl donde Ben Johnson y Carl Lewis se batieron en un duelo desigual por el dopaje.
  • Si quieres hacer algunas compras puedes ir al mercado de Dongdaemun o la zona de Myeong-dong.

¿Qué lugares te quedaste con ganas de ver en Seúl?

Farolillos en el templo Jogyesa de Seúl

En tres días es imposible ver todo en Seúl. Cuando termina el viaje siempre hay alguien que te recomienda algún lugar que no visitaste. Nos quedamos con muchas ganas de pasear por la zona universitaria de Hongdae o subirnos al 63 city para ver las vistas panorámicas de la ciudad desde otra perspectiva.

Además, nos hubiera encantado tener más tiempo para indagar sobre la historia del país en el Museo Nacional de Corea , visitar la Antigua Prisión de Seodaemun o viajar hasta la zona desmilitarizada (DMZ) y el área de seguridad compartida entre las dos Coreas o JSA  (reservar aquí una excursión a la DMZ y la JSA). No obstante, lo que más echamos en falta fue tener más tiempo libre para descubrir la ciudad sin prisas.

¿Cómo moverse por Seúl?

Metro de Seúl

Lo mejor y más rápido es moverse con la extensa y eficiente red de metros de Seúl. Cubren buena parte de los puntos interesantes de la capital coreana.

Otra opción más que recomendable son los taxis, ya que no son demasiado caros y te pueden sacar de un apuro cuando haces viajes con niños o vas más cargado de la cuenta.

Ahórrate un 5% en tu seguro de viaje a Corea del Sur por ser lector de el Pachinko

Pájaro en el Palacio Gyeongbokgung de Seúl

Y recuerda que cuando viajas al extranjero siempre es conveniente estar protegido por lo que pueda pasar. Te recomendamos hacer un viaje a Corea con una buena póliza que te cubra en destino posibles accidentes, hospitalizaciones por enfermedad o contratiempos que puedan suponer un sobrecoste en tu presupuesto de viaje (ten en cuenta que la hospitalización o atención médica en muchos países es extremadamente cara). En nuestro caso para viajar a Corea u otros destinos utilizamos el seguro de viaje de IATI Seguros porque tiene una cobertura superior a la media y ofrecen siempre un trato personalizado y rápido. Puedes contratar aquí el Seguro de viaje de IATI Seguros y por ser lector de el Pachinko te aplican directamente un 5% de descuento.

¿Te han gustado nuestras recomendaciones sobre qué ver y hacer en Seúl? ¿Nos recomiendas alguno más? Cuéntanoslo en los comentarios. Tienes muchos más planes para hacer en Seúl y en Corea aquí

Galería de fotos de Seúl

Pájaro en el Palacio Gyeongbokgung de Seúl
Edificio del Palacio Gyeongbokgung de Seúl
Teo corriendo por el Palacio Gyeongbokgung de Seúl


N Seoul Tower, la torre de Seúl
Metro de Seúl
Farolillos en el templo Jogyesa de Seúl
Insomnio en Seúl
El arroyo Cheonggyecheon de Seúl
Tejados típicamente coreanos en el Palacio Gyeongbokgung de Seúl
Jugando al beisbol en Seúl
Teo viendo un castillo en el Palacio Gyeongbokgung de Seúl
El Estadio Olímpico de Seúl

Pintura del templo Bongeunsa de Seúl

Powered by WPeMatico

Antiques

AdSense