Diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur

Fotos de Seúl en Corea, guardias en Palacio Gyeongbokgung

El viaje a Corea siempre guardará un lugar muy destacado en nuestro corazón porque fue la primera vez que viajamos a Asia con Teo. Viajar con un niño de dos años hasta la otra punta del mundo puede parecer una osadía, pero la experiencia fue muy gratificante para todos. Y lo fue especialmente para el peque que se lo pasó en grande correteando entre palacios y templos centenarios o jugando con los niños coreanos. Se trata de un destino asiático que todavía no es tan popular entre los turistas occidentales como lo puede ser Japón, aunque seguramente esto cambiará en los próximos días con los Juegos Olímpicos de Invierno Pyeongchang 2018 que comienzan el 9 de febrero.

Aunque en principio la barrera del idioma puede parecer un handicap, la amabilidad de la gente compensaba con creces el inconveniente de expresarse con lenguas distintas. En este sentido, muchos coreanos sentían curiosidad cuando nos veía con un niño tan pequeño y hacían lo posible para llamar nuestra atención y hablar un ratito con nosotros. No nos engañemos, el coreano es un idioma muy complicado para nosotros y por aquellas tierras no se habla demasiado inglés… al menos en público. Sin embargo, todo el mundo se esfuerza al máximo para comprenderte y ayudarte. Por si te animas a viajar en 2018 a este fascinante destino, hemos recopilado diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur… estos son nuestros imprescindibles.

He descubierto algo nuevo:
¿Planificando tu viaje a Seúl? Un experto local puede planificarte la estancia y entregarte un plan personalizado por 5€/día? Consejos locales adaptados a tu presupuesto, gustos, fechas, alojamiento…
Si vas de nuestra parte, te planificarán el primer día gratis: Saber más sobre tripUniq Seúl

Palacio Gyeongbokgung de Seúl

Fotos de Seúl en Corea, Palacio Gyeongbokgung coreanas vestidos tradicionales

El Palacio Gyeongbokgung de Seúl fue construido a finales del siglo XIV por Lee Seong-Gye, el rey Taejo, y desde entonces fue el palacio principal de los reyes de la Dinastía Joseon. A pesar de que han pasado más de 600 años y una parte del complejo fue destruida por los japoneses, nos lo encontramos en un estado de conservación formidable. Para viajar con niños es perfecto, porque Teo pudo correr todo lo que quiso por este enorme recinto lleno de pabellones finamente decorados. Es uno de los lugares imprescindibles para visitar en Seúl. Puedes reservar aquí una visita guiada por los palacios de Seúl.

Arroyo Cheonggyecheon de Seúl

El arroyo Cheonggyecheon de Seúl

Estamos seguros de que todas la grandes ciudades del mundo necesitan una válvula de escape. Un lugar tranquilo donde charlar con los amigos, un decorado romántico donde intentar seducir a una bella mujer, una calle donde poder pasear en familia, olvidarte de las tensiones del día y contrarrestar el acelerado ritmo de vida de una metrópolis. En Seúl ese rincón es el arroyo Cheonggyecheon. Entero tiene casi 6 kilómetros de longitud, y 22 puentes que le confieren un aspecto muy idílico gracias al rumor del agua.

Insa-dong en Seúl

Máscaras coreanas en Insa-dong

En Insa-dong la gente va a gastar miles de wones en las galerías comerciales, los restaurantes, las casas de té, las cafeterías y los puestos callejeros. Parece que los 50 millones de coreanos hayan decidido reunirse en un punto de Seúl un sábado por la tarde, pero el ambiente es sensacional. Si logras vencer el agobio inicial es un lugar fantástico, donde realmente late el corazón de la ciudad y le puedes tomar el pulso.

N Seoul Tower de Seúl

Contemplando Seúl desde la N Seoul Tower

La N Seoul Tower es uno de los iconos más reconocibles de Seúl, pese a que no es demasiado bonita. A nosotros nos recuerda a Torrespaña, el célebre Pirulí de Madrid. Esta semblanza no es muy descabellada ya que las dos torres son coetáneas y tienen más o menos la misma altura aunque las separan más de 10.000 kilómetros. A pesar de que la torre sólo tiene 236,7 metros de altitud, al estar situada en la cima del monte Nansam (243 metros) la convierte en un mirador extraordinariamente privilegiado. Sumando la altura de la N Seoul Tower y la de la montaña se alcanzan los 480 metros, de ahí que las vistas panorámicas de Seúl sean tan magníficas.

Templo Jogyesa de Seúl

Farolillos en el templo Jogyesa de Seúl

Jogyesa no es de los templos más bellos, pero sí de los más populares del país. En nuestra opinión influyen dos factores fundamentales. El primero es la ubicación, ya que está emplazado cerca de algunos de los atractivos turísticos más importantes de Seúl entre los que se encuentran la bulliciosa Insa-dong, el palacio Gyeongbokgung o el Museo Nacional de Corea. El segundo motivo no es tan turístico, pero sí muy importante para los fieles ya que se trata del núcleo del budismo Zen en Corea y su altar es uno de los más sagrados para los budistas coreanos.

Mercado de pescado Jagalchi de Busan

Cortando pescado en el Mercado Jagalchi de Busan

En el mercado de pescado Jagalchi de Busan no valen las nuevas técnicas de marketing para atraer al cliente. El juego de la seducción empieza con una mirada, una sonrisa, una voz melodiosa. Da igual que hables coreano, la conquista aquí se produce sin trampa ni cartón, los mostradores y piscinas te encandilaran con sus pescados y mariscos recién sacados del mar. Tendrías que ser de piedra para no embelesarte con los lenguados, atunes, caballas, gambas tigre, moluscos de tamaño ciclópeo o algunas de las comidas más raras de Corea, como el meongge, la lombriz de mar, la carne de ballena, el pepino de mar o el hoe o pescado crudo. Imprescindible degustar el pescado fresco en alguno de los pequeños restaurantes que hay en la zona. Puedes reservar aquí un tour para grupos pequeños en inglés por Busán de un día.

Templo Haedong Yonggungsa de Busan

Templo Haedong Yonggungsa de Busan

Si tuviéramos que escoger uno de los templos más hermosos por su emplazamiento, probablemente escogeríamos el Haedong Yonggungsa de Busan. En una metrópolis tan desordenada, y con tantos estilos arquitectónicos como esta ciudad portuaria, resulta sorprendente toparte con un lugar tan extraordinario para la meditación. El lema del templo es que “por lo menos uno de sus deseos se cumplirán aquí si rezas de corazón” y aunque seamos ateos creo que visitando el Haedong Yonggungsa vimos colmados algunos de nuestros sueños de viajero.

Templo Bulguksa de Gyeongju

Orando en el templo Bulguksa de Gyeongju

Bulguksa es tan descomunal que nunca tienes las sensación de estar hacinado. Al contrario de lo que sucede con nuestras iglesias, un templo de este estilo suele estar compuesto por muchísimos edificios distintos, murallas, escaleras que suben y bajan y pagodas. No hace falta ser ningún experto en arquitectura coreana o un ferviente budista para disfrutar de este rincón enclavado en la montaña. El colorido de su ornamentación, la vegetación que lo rodea, la belleza de los edificios y jardines o los cantos de los monjes te mantendrán en constante alerta. Puedes reservar aquí un tour para grupos pequeños en inglés por Gyeongju de un día.

Estanque Anapji de Gyeongju

Estanque Anapji de Gyeongju

El Estanque Anapji de Gyeongju consiste en un hermoso complejo que formaba parte de la fortaleza real de Wolseung, construido hace más de 13 siglos por orden del rey Munmu con unos resultados más que admirables. No sabemos que aspecto tendría este rincón de Gyeongju hace cientos de años, pero en la actualidad es un verdadero remanso de paz y un lugar que invita a la relajación y a la vida contemplativa. La cantidad de turistas no es abrumadora, así que es fácil encontrar algún escondite para gozar de un momento zen.

Parque de los Túmulos y observatorio Cheomseongdae de Gyeongju

Observatorio Cheomseongdae de Gyeongju

Los metemos en el mismo saco porque en realidad están muy cerquita. En el Parque de los Túmulos se puede comprobar de primera mano como era la cultura funeraria durante el reino Shilla y el viajero puede contemplar con 23 tumbas de los reyes. Por su parte el Cheomseongdae es el observatorio astronómico más antiguo que existe en Asia. Se trata de una zona fantástica para pasear por el centro de Gyeongju rodeado de un entorno incomparable.

10 + 1: Pyeongchang

Fotos de Corea, templo Odaesan Woljeongsa en Pyeongchang

Además de Seúl, Busán, Gyeongju, o la Isla de Jejú, Corea del Sur estará muy de moda en los próximos días por los Juegos Olímpicos de Invierno Pyeongchang 2018 que se celebran en febrero. Además de disfrutar de las competiciones, el entorno natural de esta ciudad emplazada a dos horas de Seúl es ideal para disfrutar de las actividades y los paisajes nevados. Si te apetece, puedes apuntarte a un tour privado por los mejores lugares de Pyeongchang o Gangneung. Otro imprescindible de la zona es el Festival de Invierno de la Montaña Taebaek.

Ahórrate un 5% en tu seguro de viaje a Corea por ser lector de el Pachinko

Coreanas haciéndose una foto bajo los cerezos en flor en Gyeongju

Y recuerda que cuando viajas al extranjero siempre es conveniente estar protegido por lo que pueda pasar. Te recomendamos hacer un viaje a Corea con una buena póliza que te cubra en destino posibles accidentes, hospitalizaciones por enfermedad o contratiempos que puedan suponer un sobrecoste en tu presupuesto de viaje (ten en cuenta que la hospitalización o atención médica en muchos países es extremadamente cara). En nuestro caso para viajar a Corea u otros destinos utilizamos el seguro de viaje de IATI Seguros porque tiene una cobertura superior a la media y ofrecen siempre un trato personalizado y rápido. Puedes contratar aquí el Seguro de viaje de IATI Seguros y por ser lector de el Pachinko te aplican directamente un 5% de descuento.

Galería de fotos de Corea

IATI Seguros de viajes

Powered by WPeMatico

AdSense

Best Deals