Wearables: por ahora, lejos de las promesas

AdSense

En este blog nos hemos ocupado en varias ocasiones, en clave de “usos viajeros”, de distintos dispositivos wearables. En particular, los relojes y sensores para movimiento. Por ejemplo, Pebble y Moto Sport 360 -éste último es el que uso actualmente. En los últimos días no hubo buenas noticias para las dos marcas. Por el lado de Pebble, fue comprada por Fitbit, y sólo sobrevivirá su software. Toda la parte de hardware será eliminada, e incluso los dispositivos que estaban programados para salir en los próximos meses fueron cancelados. Por el lado de Moto, y a pesar de que el 360 Sport es un dispositivo muy interesante, anunciaron que no hay ningún reloj en desarrollo para el corto plazo. Las razones son bastante simple: falta de demanda. Mi Pebble Classic, por cierto, hace rato que está en la caja de gadgets.

Moto 360 Sport
Moto 360 Sport navegando por Spotify

Los “relojes inteligentes” y distintos wearables se han ido concentrando en mercados bastante específicos. El más obvio es el ligado a la actividad física, donde hay un verdadero interés por el tema de la cuantificación del esfuerzo. A eso le tienen que sumar otras funcionalidades, entre las que se destacan las notificaciones -llamadas, mensajes, alertas de vuelo, etc. Luego pueden encontrar algunas utilidades más. En mi caso, por ejemplo, suelo usar mucho los controles del reloj para navegar por Spotify y Google Maps, por ejemplo. No uso el Apple Watch, así que no puedo hablar de ese dispositivo, pero por lo que charlé con varios de sus usuarios, su utilidad suele concentrarse en esos puntos también -e incluso su última versión es bastante más útil para el segmento de deportistas, lo que marca que ese segmento es por ahora el que más demanda este tipo de dispositivos.

Se trata de un panorama bastante más limitado del que podríamos haber esperado hace un par de años. Por ahora, y a pesar de los avances, ningún dispositivo wearable ha logrado un enorme éxito de mercado. Los usuarios que no tienen mayor interés en cuantificar el esfuerzo físico no les ven demasiada utilidad a estos dispositivos. Al que mejor le va es a Fitbit, pero su clave pasa por otro lado: precio -más bajos que sus competidores como Apple Watch o lo que usan Android Wear- y funcionalidades limitadas pero muy simples de usar. En todo caso, de eso podremos hablar cuando haga la review del Fitbit Charge 2.

Pebble: ¿qué tal útil es para los viajeros?

¿Y que hay del mercado de viajes? Por ahora su utilidad es un tanto limitada. Hay cosas evidentemente útiles. Las alertas de viajes, vía Tripcase por ejemplo, son útiles. La posibilidad de navegar por Google Maps en relojes como el Moto Sport 360 es muy interesante. La capacidad de seguir un recorrido vía GPS también está muy bien, aunque consume bastante rápido la batería, que con usos “normales” no dura más allá de 24 horas. La posibilidad de ejecutar comandos por voz es algo a explorar, pero por ahora se concentran sobre todo en las posibilidades de usar las herramientas de Google, en particular en los dispositivos con Android Wear.

Al igual que en otros mercados, a la hora de pensar en el tema viajes los wearables como los relojes inteligentes tienen que justificar su utilidad para justificar la compra por parte de más usuarios. La última actualización de Apple Watch no fue la solución. Habrá que ver si la salida de Android Wear 2.0 a comienzos de 2017 trae más expectativas, sobre todo por la anunciada integración de más herramientas de inteligencia artificial.

The post Wearables: por ahora, lejos de las promesas appeared first on Blog de Viajes.

Powered by WPeMatico

eBay