Qué ver y hacer en Kioto en tres días

AdSense

Fotos de Kioto en Japon, pabellon dorado

El nombre de Kioto es casi sinónimo de la cultura tradicional japonesa. Se trata de una de esas ciudades icónicas, irrepetibles, de las que justificarían un viaje hasta la otra punta del mundo sólo por pasear unos días entre algunos de sus cientos de templos budistas y santuarios sintoístas. Históricamente ha sido una ciudad fundamental para Japón, ya que fue capital del país del sol naciente durante más de mil años. Ese periodo tan longevo ha colmado la ciudad (y su entorno) de un conjunto patrimonial de un valor incalculable, que afortunadamente se salvó de los bombardeos que asolaron otras capitales niponas durante la Segunda Guerra Mundial.

Este año se cumple una década desde que nos quedamos prendados de la antigua capital imperial japonesa. Fue en el primero de nuestros cuatro viajes a Japón, aunque en 2015 regresamos con nuestros hijos en pleno hanami y quedamos un poco desilusionados por la ingente cantidad de turistas que llenaban las calles y barrios tradicionales de la ciudad. Aún así, sigue siendo un lugar imprescindible, justo lo que uno imagina de las historias de geishas casi invisibles y samuráis protegiendo al emperador y luchando por orden del shogun. Por si estás pensando en incluir esta ciudad en tu itinerario por Japón vamos a hacer un repaso y recomendarte qué ver y hacer en Kioto en tres días.

Consejo para tu viaje a Japón:
¿Quieres viajar en tren por Japón? Te recomendamos que te compres el JR Pass, un pase para moverte con total libertad por Japón utilizando su amplia red de trenes y que te permitirá llegar fácilmente hasta Kioto: Reserva aquí tu JR Pass

¿Cómo llegar a Kioto?

Fotos del Fushimi Inari de Kioto, tren

El aeropuerto internacional más cercano a Kioto es el de Kansai ubicado a una hora y veinte minutos en tren. Se puede llegar directamente desde allí en el Limited Express Haruka por 3.170 yen por persona (unos 26 euros), aunque este trayecto está incluido en el JR Pass que podéis validar en el mismo aeropuerto.

No obstante, la mayoría de gente que viaja a Japón suele aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Narita, más próximo a Tokio (actualmente sólo existe un vuelo directo con Iberia desde España). Lo normal es pasar unos días cerca de la capital nipona y luego pillar un tren bala hasta la preciosa estación de Kioto. La forma más rápida de cubrir este trayecto es a bordo del shinkansen nozomi que tarda unas dos horas y cuarto por unos 13.710 yen por persona (unos 112 euros). Este tipo de trenes bala no entra en el JR Pass, pero sí el Hikari o el Kodama cuyo trayecto dura unas tres horas.

¿Cuántos días me recomiendas estar en Kioto?

Fotos de Kioto en Japon, Castillo de Nijo

Siempre decimos que la duración de la estancia en una ciudad depende del tiempo que prolongues tu viaje a Japón. Si tienes previsto viajar entre 10 y 15 días al país del sol naciente lo ideal sería estar unas cinco jornadas en Kioto y sus alrededores, aunque si dispones de menos tiempo, el mínimo razonable serían unas 72 horas.

Lógicamente en este periodo de tiempo sólo te vas a llevar una pincelada de lo que significa esta ciudad nipona, ya que tiene tantos lugares interesantes para ver que siempre te marcharás con la sensación de que te has quedado muy corto. Siempre es bueno dejar alguna visita para el próximo viaje.

¿Es cara la vida en Kioto?

No te vamos a engañar, los precios de Kioto son bastante más elevados que los de Europa y con la fortaleza actual del yen respecto al euro, los viajes a Japón se hacen todavía más complicados para nuestros bolsillos. Además, la antigua capital imperial es una de las ciudades más visitadas del país del sol naciente así que probablemente sea una de las más caras a la hora de encontrar alojamiento y comprarte algún recuerdo.

En cuanto a las compras, Kioto es una ciudad célebre por sus artesanías, aunque siempre puedes comprar alguna caligrafía o alguno de los coloridos amuletos que venden en los templos. El 21 de cada mes se organiza el célebre mercado de Kobo-San, el 25 el de Tenjin-san y el primer domingo de cada mes una curiosa feria de antigüedades y cachivaches de todo tipo en To-ji que queda bastante cerca de la estación central.

¿Qué comer en Kioto?

Fotos de Kioto en Japon, cocina kaiseki

Hace más de una década de nuestro primer viaje a Japón y fue entonces cuando reforzamos definitivamente nuestra pasión por la gastronomía japonesa. Fue aquí donde probamos por primera vez la refinada cocina kaiseki, que es un menú muy elaborado a base de muchos platos tradicionales. Fue también en Kioto donde degustamos nuestro primer okonomiyaki, un delicioso popurrí (un poco cerdaco) que algunos definen como “pizza japonesa” pero que nada tiene que ver con este plato italiano.

Será muy difícil que te vayas de Kioto sin probar algo delicioso, ya que la variedad y cantidad de restaurantes que hay repartidos por la ciudad la convierten en una de la capitales gastronómicas de Asia.

¿Dónde dormir en Kioto?

Fotos de Kioto en Japon, cerezos en flor

Kioto tiene una buena oferta de alojamientos de todo tipo y de varios precios, aunque nuestra principal recomendación es que no te duermas en los laureles, especialmente si vas a visitar la ciudad durante el hanami. De hecho, en nuestro viaje de 2015 empezamos a buscar opciones con más de dos meses de antelación y finalmente nos tuvimos que quedar en Osaka ya que no encontramos nada que se adaptara a nuestras necesidades a un precio razonable.

En todo caso, a nosotros nos gusta la zona cercana a la estación central para pillar los buses locales o por si tienes que desplazarte a otra ciudad en tren. Hace diez años nos quedamos en el correcto New Miyako, ideal por su ubicación. No obstante, aquí puedes buscar los mejores hoteles para tu estancia en Kioto.

¿Qué ver en Kioto?

Fotos del Fushimi Inari de Kioto, los famosos torii rojos

Con más de 2.000 templos y santuarios o cerca de una veintena de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO se antoja complicado organizar un itinerario para descubrir Kioto, aunque es recomendable hacerlo por barrios. Te tocará armarte de mucha paciencia y también improvisar, ya que probablemente verás algo que llame tu atención y que no tenías previsto visitar.

Se trata de una capital adorable que conserva en muchas zonas la esencia del Japón tradicional, pero que puede llegar a desesperar si la visitas en temporada alta. Esperemos que no le pase lo mismo que a muchas ciudades europeas que están perdiendo su encanto por culpa del turismo de masas. Sin más, aquí van nuestras recomendaciones sobre qué ver y hacer en Kioto en tres días (si dispones de poco tiempo, puedes reservar aquí una visita guiada por Kioto en español):

  • Kiyomizu-dera es probablemente el complejo de templos más célebre de Kioto. y su pagoda una de las imágenes más buscadas. Está ubicado al sur del Higashiyama y siempre está repleto de gente. Es una gozada pasear por sus jardines y templos o beber en el manantial Otowa-no tai. Para llegar hay que pillar el bus 206 y parar en la estación con el mismo nombre del templo. Eso sí, luego os tocará andar un ratito y cuesta arriba por las deliciosas Sannenzaka y Ninenzaka.
  • Sanjūsangen-dō: Uno de los templos budistas que más nos gustó en el primer viaje a Japón. Las imágenes de los 1.001 Kannon son conmovedoras, cada una con una efigie distinta. Una pena que no se puedan hacer fotos en el interior. Puedes tomarel autobús 206 y 208 y detenerte en la parada que lleva el nombre del templo.
  • Cuando cae la noche es casi una obligación pasear por el Pontocho que es el distrito tradicional de la vida nocturna. Con un poco de paciencia podrás ver el rostro de una geisha iluminado por los farolillos que alumbran los edificios de madera.
  • Gion es el barrio más turístico de Kioto y uno de los más pintorescos del mundo. Debe su fama a las geishas y maikos que de vez en cuando salen de sus casas de té. Nosotros logramos ver sólo a dos, pero se escondieron rápidamente de las miradas y los flashes de los turistas. Recomendamos pasear sin rumbo por este laberinto de casas antiguas y callejuelas. Está en la ribera este del Kamo-gawa, muy cerca de la estación Keihan Shijō. Imprescindible visitarlo de día y de noche y acercarse hasta el santuario Yasaka Jinja. En este bario disfrutamos de un espectáculo en el teatro Gion Corner.
  • Uno de los complejos de santuarios sintoístas que más nos gustaron fue el Heian Jingu. Es muy fácil de reconocer por su su gran torii o puerta de color rojo. Además de los coloridos edificios, este santuario destaca por su enorme jardín con estanque y puente incluido. Está emplazado al norte del Higashiyama y se puede llegar en el autobús 5.
  • Nijō-jō: ubicado al noroeste de Kioto se encuentra el antiguo castillo del shogun Tokugawa Ieyasu. Los amantes de las películas de samuráis disfrutarán como enanos en su interior y los amantes de la jardinería en su impresionante jardín Ninomaru. La puerta Kara-mon es soberbia. Se puede llegar en el autobús 9 o con el metro Tōzai.
  • El paseo del filósofo o Camino de la Filosofía es un mágico recorrido junto a un canal bordeado de cerezos que termina en el Ginkaku-ji. Nosotros lo visitamos cuando ya había caído el sol y al estar tan alejado del tráfico casi no pudimos disfrutarlo. Habrá que regresar antes del anochecer.
  • Kinkaku-ji: el célebre Pabellón Dorado que inmortalizó Yukio Mishima en su novela, es uno de nuestros lugares favoritos de Kioto. La perfección hecha edificio está rodeada de hermosísimos jardines donde se puede contemplar esta maravilla. Suele estar hasta la bandera de gente, pero aún así la visita es más que aconsejable. Para llegar al Kinkaku-ji se pueden tomar los autobuses 205 ó 59.
  • Ryoan-ji: otro de los templos budistas zen más míticos de Kioto, especialmente por su famosísimo jardín que representa un paisaje seco y del que se han hecho mil y una réplicas a lo largo y ancho del globo. Es uno de esos lugares que merece la pena visitar muy pronto antes de que llegue la marabunta. Se puede llegar hasta allí con el autobús 59 y bajarse en la parada que lleva el nombre del templo.
  • Fushimi Inari Taisha: este santuario es probablemente el lugar de oración sintoísta más conocido fuera de Japón. Sus famosas torii o puertas rojas quedaron grabadas en la memoria colectiva gracias a la adaptación cinematográfica que Rob Marshall hizo en 2005 de la novela Memorias de una geisha. Lo más sencillo para llegar hasta desde Kioto es tomar la línea JR Nara Line Local en los andenes 9 y 10, cuyo trayecto dura sólo 5 minutos. Ten en cuenta que siempre está abierto y la entrada es gratuita, así que puedes intentar jugar con horarios y fechas poco habituales para tratar de estar algo más tranquilo durante la visita.

¿Qué lugares te quedaste con ganas de ver en Kioto?

Fotos de Kioto en Japon, Heian Jingu

Pese a que hemos estado dos veces en Kioto, se nos han quedado muchísimas cosas en el tintero. Cuando terminan los viajes siempre hay alguien que te recomienda algún lugar que no viste, aunque así siempre tendrás una excusa para regresar. Quizás dos de los lugares que más nos arrepentimos de no haber visitado son el famoso Ginkaku-ji o pabellón de plata o la zona de Arashiyama y su célebre bosque de bambú.

También nos apetecería subir a la Torre de Kioto, visitar el Palacio Imperial (para el que se necesita reserva) o el Museo Internacional del Manga. En los alrededores nos encantaría ver la ciudad de Uji.

¿Cómo moverse en Kioto?

Fotos del Fushimi Inari de Kioto, Vero, Teo y Oriol en los torii

El viajero que llegue a Kioto después de haber estado en la capital nipona quizás llegue a echar de menos el caótico metro de Tokio. Los puntos de interés están bastante desperdigados y muchas veces lo mejor para desplazarse es el autobús. Las líneas que unen los monumentos principales suelen llevar indicaciones en inglés.

El metro es una buena opción para desplazarse de norte a sur de la ciudad, pero es poco útil para hacer turismo. Otra posibilidad es alquilar una bicicleta o tirar de vez en cuando de taxis, aunque el tráfico es caótico. Una vez estés en el barrio que quieras visitar, lo mejor es moverte a pie y perderte por las callejuelas y cuestecitas. Ya sea andando, en bicicleta o autobús, Kioto es una ciudad inolvidable. ¿Volveremos? Seguro que sí.

Galería de fotos de Kioto

Fotos del Fushimi Inari de Kioto, tren Fotos del Fushimi Inari de Kioto, los famosos torii rojos Fotos de Kioto en Japon, cocina kaiseki Fotos de Kioto en Japon, cerezos en flor Fotos del Fushimi Inari de Kioto, Vero, Teo y Oriol en los torii Fotos de Kioto en Japon, Castillo de Nijo El templo Kiyomizu-dera de Kioto Fotos de Kioto en Japon, pabellon dorado Qué ver en Kioto

Powered by WPeMatico

eBay